Fotoperiodismo y Fotografía Documental, mensajes diferentes

La fotografía se trata de momentos capturados, ya sea en un segundo, o cinco centésimas de segundo. La diferencia entre milésimas de segundo altera la forma en que se representa lo que está delante de la cámara. La velocidad de obturación es sólo una técnica que usamos para tomar la información visual a un nivel más allá de lo que, en su superficie, representa. Para el espectador, la imagen fotográfica puede invocar sentimientos e incluso pensamientos provocativos. Cuando lo hace una fotografía logra lo que las imágenes siempre ha tratado de hacer: mover la emoción y deja una impresión indeleble.

En la fotografía, estos momentos capturados no son los únicos vehículos en los que el tiempo trabaja para lograr la sensación. Los días, semanas, meses y años dedicados a la recopilación de información visual sobre un tema particular, también contribuyen. El paso del tiempo combinado con los momentos visto por el ojo de la cámara constituye un documento conocido como un ensayo fotográfico. En estos documentos se encuentra el núcleo de lo que comenzó como foto-reportaje.

Hoy en día, el fotoperiodismo es diferente de lo que era en un inicio. La velocidad es lo que cuenta. Obtener esa imagen para lograr la primicia o la página de portada antes que otro medio, cubrir eventos instantáneos sobre los acontecimientos políticos, sociales, seguridad e incluso los deportes se ha convertido en la norma. Ahora es normal que justo antes de que el árbitro pite el final de tiempo de un partido de futbol, los fotógrafos estén enviando su material a las agencias. Todo es velocidad !

La fotografía de noticias sigue ese ritmo de la información. Pero ha cambiado la velocidad de la calidad del contenido de lo que vemos, podemos hacernos la siguiente pregunta

¿Cómo se retrata la vida o el diario vivir ?

Hay una división en el reportaje fotográfico. Hay fotoperiodismo y hay documentales: medios idénticos, pero con mensajes muy diferentes. Fotógrafos documentalistas revelan la infinidad de situaciones, acciones y resultados en un período de tiempo. En pocas palabras, revelan la vida. La vida no es un momento. No es una situación única, ya que una situación es seguida por otra y otra.

El Fotoperiodismo en su disparo instantáneo no tiene el tiempo suficiente y necesario para entender y para mostrar su complejidad. La velocidad de información es lo que predomina, el tiempo es esencial. Las imágenes que vemos en nuestros periódicos muestran instantes congelados fuera de contexto y puesto en una etapa de toma de los medios de comunicación, luego se venden como la verdad. Los espectadores pueden quedar con una visión sesgada, abandonados a formarse una opinión basada en la evidencia incompleta. Esto no es un problema de los profesionales del periodismo visual, es un juego en que se han tenido que mover por la competencia de los medios impresos y la información en la era digital y de las redes sociales.

A través del trabajo documental, el fotógrafo tiene la oportunidad de mostrar las capas entrelazadas de la vida, las facetas de la existencia cotidiana, y las emociones sin trabas de las personas que están bajo la mirada de la cámara. Cuando finalmente se presenta, los espectadores son animados a usar su inteligencia y experiencias personales, incluso su escepticismo, a juzgar. Al suscitar asociaciones y metáforas en el espectador, la imagen tiene el potencial para estimular todos los sentidos. Pero las fotografías que no cumplan con este potencial siguen siendo datos visuales cuyo significado se limita a las fronteras del marco, el espectador se deja de mirar, comprender la información presentada, y seguir adelante.

El fotógrafo documental hace que las imágenes como una forma de contar historias, tratando de elevar la comprensión de lo que el ojo de la cámara está grabando. Teniendo en cuenta estas diferencias en la representación visual que, como espectadores, hay que tener cuidado de la imagen en solitario. Sin un contexto más amplio, el escepticismo debe ejercerse en la fotografía sensacionalista de manera similar a las palabras que carecen de fundamento.